Derechos para los "reyes de la selva" en el Nilgiri (India)

Derechos para los “reyes de la selva” en el Nilgiri (India)

Asistencia a Comunidades tribales para organizar, reivindicar sus derechos y mejorar sus medios de subsistencia en una región montañosa de bosques (implementado por la Mujer para el Desarrollo Sostenible, Vivasaigal Thozhilalargal Munnetra Sangam y Erumad adivasi Kurumba Munnetra Sangam; Cordone Nominador Antonella) asistencia a Comunidades tribales para organizar, reivindicar sus derechos y mejorar sus medios de subsistencia en una región montañosa de bosques (implementado por la Mujer para el Desarrollo Sostenible, Vivasaigal Thozhilalargal Munnetra Sangam y Erumad adivasi Kurumba Munnetra Sangam; Cordone Nominador Antonella)

La iniciativa tiene como objetivo promover el acceso y el uso equitativo de los recursos naturales de las comunidades indígenas de la Reserva de Biosfera Nilgiri. Los Nilgiri (literalmente Montañas Azules) están situados en la confluencia de los tres estados de Tamil Nadu, Kerala y Karnataka. En 1986, la UNESCO los acepto como primera reserva de biosfera en la India. Los productos forestales no maderables (PFNM) desempeñan un papel importante en los medios de vida tradicionales de las comunidades tribales y, en particular, de los Kattunaickans (los “reyes del bosque”) que viven en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Mudumalai. Esto pueblo utiliza los productos forestales para diversos fines tales como la vivienda, la leña, la medicina y la alimentación. Proteger los medios de vida de las comunidades que dependen de los bosques y conservar la biodiversidad requiere la buena gobernanza y la gestión sostenible de los recursos forestales. En esto sentido, el principal desafío que enfrentan los Kattunaickans es garantizar la seguridad territorial y el reconocimiento legal de sus derechos colectivos de propiedad, uso y control de la tierra y de los recursos ancestrales.

Los Kattunaickans y otros grupos tribales de la zona están atrapados entre el Santuario Mudumalai – una zona de conservación del tigre en el cual sus derechos forestales consuetudinarios han sido erosionados – y la tierra de las grandes compañías de producción de té. La iniciativa los apoyará para planificar, ejecutar y gestionar su propio proceso de desarrollo y para negociar con las autoridades pertinentes hacia su propio gobierno de sus tierras ancestrales, de los bosques y de la biodiversidad.  Las actividades se centrarán en sus preocupaciones sobre las tierras forestales y el acceso a los recursos naturales, con especial atención a las cuestiones jurídicas e institucionales. Con el fin de mejorar su vida de manera durable, la iniciativa también se propone incrementar la productividad de la tierra para la agricultura y las oportunidades de mercado para los productos recogidos en el bosque. Se espera también que la iniciativa contribuirá a la identificación, el mapeo y la demarcación del territorio de los Kattunaickans (posiblemente incluyendo un área de conservación comunitaria) y promover el conocimiento ecológico local y los valores culturales de las comunidades indígenas quienes dependen de los bosques (por ejemplo, a través de la reactivación de un festival tradicional en una de las áreas sagradas que se encuentran en sus bosques).